a.- Confort: Nos permite regular a la vez la temperatura y el caudal del agua.

b- Ahorro de Agua: Con los grifos termostáticos al permitir una mejor regulación del caudal y de la temperatura del agua se consigue ahorrar hasta un 40%.

c.- Mayor seguridad: Cuando nos bañamos o nos duchamos, en el caso que se interrumpa el suministro de agua fría, el cartucho corta automáticamente el agua caliente, con lo que esto evita el riego de quemaduras por agua.

El tope de seguridad de los grifos termostáticos es de 38 grados así pudiendo evitar quemaduras accidentales,  cuando un grifo termostático pudiere ser accionado por ancianos o niños.

d.- Calibrado: Todos los grifos son testados y salen de fábrica a temperatura de 38 grados.

e.- Precisión: Estos grifos poseen un gran ángulo de giro del volante de regulación de la temperatura que permite obtener con exactitud la temperatura deseada rápidamente.

f.- Fiabilidad: Al ser el cuerpo del cartucho de material sintético totalmente anti calcáreo, es inaccesible a cualquier disposición de cal.