No es necesario colocarlas en agua, es suficiente humedecer la pieza con una esponja o brocha y sobre todo tratar de sacar el excedente de polvo blanco que existe en su reverso a fin de evitar que se despeguen a mediano o largo plazo.