Son aquellos que, en una inclinación de 45° y con ligera humedad en su superficie, un cuerpo sufrirá una tracción lenta de recorrido.


En los revestimientos cerámicos y porcelánicos prácticamente no existen productos que sean 100% antideslizantes cuando son expuestos a agua u otros líquidos, auque un producto con textura rugosa es más antideslizante que uno con textura lisa.